Acuerdo de SENER contra energías renovables

mayo 20, 2020

Asuntos Públicos

Compartir artículo
La Secretaría de Energía (SENER) no reculó en su empuje por lanzar una nueva política pública que pretende hacer un cerco total a las energías renovables y dar nuevos poderes a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para intervenir en el mercado eléctrico.

La titular de la SENER, Rocío Nahle García, solicitó con carácter de urgente, la publicación del Acuerdo por el que se emite la Política de Confiabilidad, Seguridad, Continuidad y Calidad en el Sistema Eléctrico Nacional del Centro Nacional de Control de Energía. Por ello, el viernes 15 de mayo, al medio día, el Acuerdo fue publicado en el portal de la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (CONAMER) solicitando una exención de Manifestación de Impacto Regulatorio (MIR) para que no fuera sometido a consulta pública o a consideración de los industriales del país. Unas horas después, César Hernández Ochoa, quien hasta ese momento era Comisionado Nacional de la CONAMER presentó su renuncia al cargo, presuntamente como protesta a la solicitud de la SENER. Posterior a esto, el Acuerdo referido fue publicado en la edición vespertina del Diario Oficial de la Federación (DOF) para su entrada en vigor de manera inmediata.

El Acuerdo limita la participación de la energía eléctrica producida por las centrales generadoras renovables, concretamente solar fotovoltaica y eólica. Según analistas, el Acuerdo restringe severamente la operación del mercado eléctrico y le otorga al Estado el control total del sistema eléctrico. El argumento inicial por parte de la SENER para emitir el Acuerdo fue la necesidad de garantizar la seguridad y confiabilidad del Sistema Eléctrico Nacional (SEN) ante la baja del consumo eléctrico derivada de la contingencia provocada por el Covid-19, fundamentando en la intermitencia de las plantas de energía limpia.

El Acuerdo no marca un plazo de aplicación de lo expuesto en el documento. Las medidas planteadas imponen restricciones a nuevas centrales de generación de energías renovables, limita la emisión de permisos para nuevas plantas eólicas o solares y prohíbe la construcción de proyectos en lugares que considere congestionados o con poca capacidad de transmisión, con lo que pretende evitar sobrecargas en la red nacional de transmisión.

El Acuerdo también devuelve a la CFE, en su carácter de transportista y distribuidor, un papel proactivo en el diseño y ejecución de la expansión del sistema eléctrico, mediante la optimización de los costos y asegurando su Confiabilidad. A su vez, el Acuerdo establece que el Servicio Público de Transmisión y Distribución de Energía Eléctrica son áreas estratégicas del Estado Mexicano en aras de la seguridad e independencia energética.

El sector teme que sus efectos no sólo se limiten a las renovables, sino a todas las centrales de energía con inversiones privadas, según comentaron analistas y empresarios del sector. Los países de la Unión Europea y Canadá alertaron también sobre los cambios en las leyes y políticas impulsadas desde SENER. Los Embajadores de estos países consideran que tal decisión impactará negativamente 44 proyectos de generación de energía limpia en 18 Estados del país, lo que pondrá en riesgo inversiones, por lo que solicitaron reconsiderar el Acuerdo.

El sector de las renovables se encuentra enfrentando en los tribunales con el gobierno desde el año pasado cuando las autoridades modificaron las reglas para el otorgamiento de certificados de energías limpias (CEL); y el acuerdo del CENACE publicado a inicios del mes también ha levantado las críticas de las empresas de este mercado. El Gobierno de México también canceló las subastas de largo plazo que durante el sexenio pasado permitieron el crecimiento exponencial de estas dos tecnologías.

El PRD en la Cámara de Diputados alertó que México tiene asegurada la derrota en demandas, controversias y procesos de arbitraje internacional que seguramente se interpondrán para oponerse a la nueva política operada por el Gobierno Federal. Legisladores del PAN argumentaron que el Acuerdo constituye una auténtica estatización, toda vez que la SENER asume totalmente el control del SEN y frena las inversiones en energías limpias o renovables, por lo cual solicitó el reemplazo inmediato de los titulares de SENER, CFE y Pemex. Por su parte, Legisladores de MC comentaron que las afectaciones medioambientales del acuerdo serán inminentes, pues al eliminarse la posibilidad de instalar plantas de energía limpia como la eólica y la solar, que resultan más baratas y sin impacto al medio ambiente se compromete el cumplimiento de México con acuerdos internacionales pactados.

Finalmente, hasta el momento se ha reportado que un juez federal concedió tres suspensiones provisionales que frenan el Acuerdo del CENACE emitido el 29 de abril, el cual impide la entrada en funciones de nuevas centrales solares y eólicas al mercado eléctrico. El juzgador también admitió a trámite cinco amparos más de empresas de energía que combaten el Acuerdo a las que también se les otorgará la medida cautelar en las próximas horas.