Banco de México recorta su tasa de interés

agosto 19, 2020

Asuntos Públicos

Compartir artículo
La Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) recortó en medio punto porcentual el objetivo de la Tasa de Interés Interbancaria por décima ocasión consecutiva, para dejarla en 4.5%. En esta ocasión, la decisión no fue unánime pues un miembro de la Junta de Gobierno votó por un recorte de 25 puntos base.

Aún restan tres anuncios monetarios más, programados para septiembre, noviembre y diciembre. De acuerdo con el gobernador de Banxico, Alejandro Díaz de León, el espacio de más ajustes hacia delante dependerá de la evolución de los factores que inciden sobre las perspectivas de la inflación.

En el comunicado, el Banco Central destacó que “el espacio disponible hacia delante (para la política monetaria) dependerá de la evolución de los factores que inciden sobre las perspectivas de inflación y sus expectativas, incluyendo los efectos que en ambas pudiera tener la pandemia”.

Con el anuncio, Banxico cumplió un año con reducciones a la tasa de interés. El actual ciclo de rebajas comenzó en agosto de 2019, cuando el referencial pasó de 8.25 a 8.0%. La tasa del Banco Central inició 2020 en 7.25%. En lo que va del año, la tasa ha sufrido seis recortes. Los últimos cinco (todos ellos de 50 puntos base) se dieron dentro del contexto de la crisis económica provocada por la pandemia de Covid-19.

Con el movimiento, México se quedó como el país que ofrece el sexto rendimiento más alto entre los mercados emergentes, y otorga el mayor premio a los inversionistas entre las economías BRIC o sus pares de calificación en América Latina.

En el comunicado, los miembros de la Junta precisaron que los retos derivados de la pandemia para la política monetaria son “la importante afectación a la actividad económica, un choque financiero y sus efectos en la inflación”. Acerca de la actividad económica, precisaron que diversos indicadores señalan que en junio se observó una recuperación a partir de niveles bajos de actividad, cuando el Gobierno Federal inició la fase de “nueva normalidad”.

Si bien, reconocieron que desde la última decisión de política monetaria los mercados mundiales continuaron mostrando un comportamiento positivo, que refleja los efectos de las medidas de estímulo fiscal, monetario y financiero adoptadas en las economías avanzadas y la gradual reapertura de la actividad productiva en dichas economías “no se han alcanzado las condiciones previas a la pandemia”.

La Junta de Gobierno del Banco de México resaltó que ven tres riesgos al alza para la inflación: episodios adicionales de depreciación del tipo de cambio; mayor persistencia en la inflación subyacente, así como problemas logísticos y de suministro de algunos bienes y servicios, y mayores costos asociados a la adopción de medidas sanitarias.

También evidenciaron tres riesgos a la baja para la inflación, que son: un mayor efecto al previsto de la ampliación de la brecha negativa del producto; menores presiones inflacionarias a nivel global y que las medidas de distanciamiento reduzcan la demanda de ciertos servicios.