Caravana Migrante en su paso por México rumbo a EE.UU.

noviembre 7, 2018

Asuntos Públicos

Compartir artículo
A mediados del mes de octubre cientos de centroamericanos, en su gran mayoría hondureños, emprendieron una marcha dividida en distintas caravanas para lograr cruzar la frontera con Estados Unidos. Sin embargo, primero tienen que cruzar todo el territorio mexicano para lograr su objetivo. Hasta el momento, las caravanas migrantes han cruzado la frontera de México con Guatemala, donde las autoridades mexicanas, migratorias y de seguridad, han intentado controlar su acceso de la forma más ordenada posible.

Algunos medios han informado que todo comenzó con una convocatoria publicada el 12 de octubre en una cuenta con 200 hondureños inscritos de la red social Facebook. La respuesta del gobierno de Juan Orlando Hernández fue desacreditar dicha iniciativa a través de los medios de comunicación; el resultado fue que, difundir a nivel nacional esta convocatoria hizo que se sumaran más personas. En los días subsecuentes, el gobierno de Hernández trató de frenar la caravana sin éxito. En su avance, se les sumaron cientos de personas de El Salvador y Guatemala. Así, en menos de dos semanas, la caravana se transformó en un éxodo sin precedentes en la última década en Centroamérica.

La primera caravana que salió de Honduras cumplió 15 días de camino por México rumbo a Estados Unidos, un trayecto marcado, desde el inicio, por enfrentamientos y un trato cuestionado de las autoridades hacia los centroamericanos, además de los riesgos de caminar y dormir a la intemperie. La noche del 2 de noviembre, el gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes, ofreció a los migrantes de la Caravana trasladarlos a la Ciudad de México en camiones. Horas más tarde, cuando los organizadores del grupo ya habían anunciado hora y lugar de salida a todo el contingente, Yunes retiró su ofrecimiento con el argumento de que la Ciudad de México no estaba en condiciones de recibir a la Caravana en medio del megacorte de agua de los días recientes.

A pesar de largas caminatas, un primer contingente de aproximadamente 2 mil 200 personas de la Caravana Migrante arribó desde el domingo pasado procedente de Veracruz a Ciudad de México. Las personas que llegaron, se instalaron en el estadio Jesús Martínez ‘Palillo’ en la Magdalena Mixuca, un recinto, ubicado junto a la Ciudad Deportiva, en la alcaldía de Iztacalco, donde el gobierno capitalino instaló un albergue para atender a todos los migrantes que lleguen. La Comisión de Derechos Humanos de Ciudad de México (CDHDF) estima que para el jueves la cifra de migrantes atendidos sea de al menos 5 mil 500, por lo que se requerirá el apoyo de la ciudadanía capitalina para poder seguir atendiendo a los miles de migrantes que se espera que lleguen en los próximos días.

En días recientes, se sumaron a la atención de los migrantes que han llegado a la capital del país la Comisión Nacional de Derechos Humanos, la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (Copred) y la Cruz Roja. Mientras tanto, el gobierno mexicano anunció que pedirá apoyo a la ONU para gestionar posibles peticiones de asilo.

Respecto a esta situación, el presidente de EE.UU., Donald Trump, ha declarado en repetidas ocasiones que su gobierno rechazará todo intento de arribo ilegal de migrantes centroamericanos que viajan en las caravanas. Asimismo, ha lanzado múltiples amenazas, la primera, fue en contra de Honduras, Guatemala y El Salvador, naciones a las que pidió no permitir el tránsito de inmigrantes o de lo contrario congelaría la ayuda económica- estimada en más de 2.6 mil millones de dólares desde 2015- que EE.UU. les da. Después, advirtió que desplegaría al ejército estadounidense para cerrar la frontera sur de Estados Unidos.

Respecto a las exigencias de Donald Trump, el próximo canciller de México, Marcelo Ebrard, dijo que estas amenazas se deben al próximo proceso electoral que se llevará a cabo en EE.UU. Especialistas coinciden con las declaraciones de Ebrard pues han identificado que el mandatario estadounidense mantiene el tema migratorio en el centro de su mensaje político, en busca de motivar a su base electoral, aseguran.

El presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, anunció que a partir de que tome posesión de la administración federal, implementará un programa para dotar de visas de trabajo a los migrantes centroamericanos que deseen permanecer en el país.

Algunos expertos en problemas sociales en la región centroamericana señalan que las personas que integran las caravanas emprendieron este viaje en condiciones muy precarias, tratando de huir de las crisis que actualmente atraviesan sus países de origen. Asimismo, afirman que la violencia, la pobreza, la corrupción y la desigualdad, aunadas a una desatención total de las clases políticas de aquellos países, son los principales motores de esta migración. Además, aseguran que las crisis en estos países no son recientes, vienen de años atrás, por ejemplo mencionan que en los últimos años, las tasas de homicidios en El Salvador y Honduras no han bajado de 40 por cada 100 mil habitantes –más del doble que en México-.