Fin a los aranceles de acero y aluminio

mayo 22, 2019

Asuntos Públicos

Compartir artículo
Hace unos días, el Gobierno de Donald Trump acordó eliminar, a partir del 20 de mayo, los aranceles al acero y aluminio de México y Canadá. Esa medida se había emitido al amparo de la sección 232, relativa a la Ley de Expansión Comercial de Estados Unidos, al considerar que las exportaciones mexicanas y canadienses de acero y aluminio representaban un peligro para la seguridad nacional de ese país. La medida se aplicó hace casi un año e impuso aranceles de 25% al acero y de 10% al aluminio.
 
A través de su cuenta de twitter, la titular de la Secretaría de Economía, Graciela Márquez, anunció el fin de los aranceles y agradeció la colaboración de la industria y las contrapartes de los otros dos socios de Norteamérica para dar paso a ese logro, sin recurrir a cuotas u otras restricciones. En tanto, el subsecretario para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, Jesús Seade, celebró la decisión del Gobierno de EE. UU. y afirmó que esta acción abre el camino para avanzar hacia la ratificación del T-MEC.
 
Por otra parte, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, por medio de un comunicado expresó: “Canadá ha sido el aliado más firme de Estados Unidos durante más de cien años y nuestra alianza nos hace más competitivos y mejora nuestra seguridad”. Trump celebró el acuerdo con Canadá y México, y afirmó que venderán sus productos a los socios norteamericanos sin la imposición de aranceles o grandes aranceles, además, dijo que espera que el Congreso de su país apruebe rápidamente el T-MEC.
 
México también anunció que quitaría los aranceles que había impuesto a EE. UU., los cuales eran: entre 15 y 25% a productos de acero y algunos bienes agrícolas como piernas y paletas de carne de cerdo, manzanas, arándanos, quesos, papas y whisky de Estados Unidos. Esos impuestos fueron por un monto cercano a 3,500 millones de dólares, valor que fue equivalente al daño que recibiría México por la medida del gobierno estadunidense.
 
Asimismo, los países se comprometieron a terminar todos los litigios pendientes entre ellos en la Organización Mundial del Comercio. Finalmente, los acuerdos alcanzados entre los tres países quitan un obstáculo importante para la aprobación del nuevo pacto que reemplazará al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).