HR Ratings y Fitch Ratings cambian a negativo panorama para México

noviembre 7, 2018

Asuntos Públicos

Compartir artículo
La calificadora HR Ratings fue la primera en cambiar a negativa la perspectiva de calificación de deuda soberana del país, tras la cancelación de la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAIM), lo que podría provocar un deterioro inmediato en la percepción de inversión y riesgo del país. La nota soberana de México en HR Ratings es ‘HR A-‘, que está tres escalones arriba del grado de inversión, lo que significa que México está entre los emisores de alta solvencia.

No obstante, al modificar la perspectiva de estable a negativa, está avisando a los inversionistas que hay una de tres probabilidades de que México reduzca su solvencia. Al degradarse la calificación, los inversionistas exigirán mayores intereses por mantener los títulos de deuda emitidos por México, por lo que, si el Gobierno Federal decide salir al mercado, será más caro conseguir el fondeo. HR Rating sostuvo que el resultado de la consulta, donde se optó por la opción de Santa Lucía, tendrá implicaciones negativas inmediatas en los mercados financieros y en la percepción de riesgo, también tendrá impacto en la inversión tanto doméstica como extranjera directa (IED) lo cual ha sido un factor determinante en el crecimiento económico.

Por su parte, la agencia Fitch Ratings cambió a perspectiva negativa desde estable la calificación soberana del país, reflejando el deterioro en el balance de riesgos del perfil crediticio de México, pues destacó que persisten riesgos a la baja relacionados con la postura fiscal de la próxima administración.

Fitch Ratings explicó que la decisión de cancelar el NAIM en Texcoco manda una señal negativa para los inversionistas, además de que algunas de las promesas de campaña hechas por el Presidente electo Andrés Manuel López Obrador, como el aumento en las pensiones, podrían ser difíciles de entrar en el presupuesto de 2019. Advirtió que un debilitamiento en la credibilidad del marco de política macroeconómica y desalentar las reformas estructurales podría detonar una baja en la calificación actual de ‘BBB+’. Un alza en la deuda del gobierno también podría ser motivo para recortar la nota.

En tanto, Jaime Reusche, analista soberano de Moody’s, comentó que por el momento no hay un impacto directo en la calificación soberana de México tras la cancelación del NAIM, pero se mandó una señal negativa para las calificaciones de largo plazo del país. Reusche indicó que es positivo que el equipo de transición del nuevo gobierno busque calmar a los inversionistas; sin embargo, hay mucha incertidumbre en torno al futuro de la política pública, por lo que la calificación de Moody’s quedará en ‘A3’ con perspectiva estable. No obstante, Moody’s sí degradó la calificación de los bonos del NAIM y la puso en revisión para otra posible rebaja.

Por otra parte, Standard & Poor’s indicó en un comunicado que por ahora la calificación soberana de México se mantiene en el nivel ‘BBB+’ con perspectiva estable, dado que continúan trabajando bajo el supuesto de que las políticas económicas deben sostener la confianza de los inversionistas y la calidad crediticia de México. No obstante, señaló que pasos inesperados que generen dudas sobre las políticas económicas de largo plazo podrían debilitar la confianza de inversionistas y consumidores, reducir la demanda interna y afectar el crecimiento del PIB.