Pesimismo sobre el desempeño de la economía mexicana

marzo 6, 2019

Asuntos Públicos

Compartir artículo
El Banco de México, en su Informe Trimestral más reciente, redujo su estimado de crecimiento para la economía mexicana a un rango de entre 1.1 y 2.1% para 2019. Este intervalo estimado para la expansión de la economía incorpora un recorte de 6 décimas en el rango más alto, respecto de la expectativa de diciembre, cuando esperaba una expansión entre 1.7 y 2.7%. Para 2020, el pronóstico se ubicó en un rango de 1.7 a 2.7%, esta variación es 3 décimas inferior al estimado en diciembre, que estaba entre 2 y 3%.
 
La desaceleración en el comercio y la economía global, sumado a los eventos internos como el desabasto de combustible, conflictos laborales o los bloqueos a las vías férreas, pasarán factura al crecimiento de la economía mexicana este 2019, de acuerdo con el Banco de México. El gobernador de Banxico, Alejandro Díaz de León, acotó que también hay riesgos de choques externos que impactarían en el panorama económico, que pueden venir del escalamiento de tensiones comerciales, la adopción de medidas proteccionistas a nivel mundial, episodios de volatilidad en los mercados financieros internacionales, una desaceleración de la economía y del comercio mundial mayor a la esperada y el retraso de la ratificación del acuerdo comercial con Estados Unidos y Canadá.
 
A pesar de pronosticar un crecimiento positivo para 2019, los miembros de la Junta de Gobierno del Banco de México advirtieron que el balance de riesgos para el crecimiento económico está sesgado a la baja por factores internos y externos, y uno de los miembros comentó que no sorprendería que la tasa de crecimiento del primer trimestre sea negativa. Otro miembro de la Junta expresó que, de persistir la cautela en la inversión, se añadirá un mayor freno sobre el ánimo de los inversionistas y consumidores.
 
Por otro lado, especialistas del sector privado consultados por Banxico también recortaron su expectativa de crecimiento para México por quinto mes consecutivo y la dejaron en 1.64%, desde 1.8% pronosticado un mes antes. Este es el nivel más bajo estimado por los 34 especialistas en 13 meses. En cuanto a los principales factores que podrían obstaculizar el crecimiento de la actividad económica, los analistas destacaron la incertidumbre política interna, los problemas de inseguridad pública, la falta de Estado de derecho y la incertidumbre sobre la situación económica interna.
 
En tanto, el grupo financiero Goldman Sachs se unió al pesimismo sobre la economía mexicana y recortó sus pronósticos de crecimiento en 2019 a 1.5%, desde la previsión anterior de 1.7%. El pronóstico para México se da en un contexto en el que también se revisaron a la baja las estimaciones del PIB para otras naciones de América Latina, argumentando un crecimiento lento, el cambio de grandes bancos centrales a una política monetaria más moderada y las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China.
 
Finalmente, la agencia de calificación de riesgo Standard & Poor’s (S&P) mantuvo la calificación crediticia de México en BBB+ pero cambió a negativa la perspectiva de la nota citando preocupaciones sobre las expectativas de menor crecimiento. La calificadora también explicó que la perspectiva refleja el riesgo de que el cambio en políticas públicas dirigido a reducir la participación privada en el sector energético pueda aumentar los pasivos del Gobierno y disminuir el crecimiento económico.