Ratificación del T-MEC y conflicto comercial México-EEUU

junio 5, 2019

Asuntos Públicos

Compartir artículo
A finales de la semana pasada, el Presidente Andrés Manuel López Obrador envió al Senado de la República el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) para su revisión y eventual ratificación en un periodo extraordinario de sesiones que se prevé se realice a mediados de este mes.
 
Paralelamente, Estados Unidos y Canadá habían iniciado ante sus respectivas instancias legislativas el mismo proceso de ratificación del tratado comercial entre los tres países de América del Norte que sustituirá al viejo Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). El proceso de revisión y eventual ratificación del T-MEC en los tres países se dio justo unas horas antes de que Donald Trump amagara una vez más con la imposición de nuevos aranceles a productos mexicanos.
 
La intención del Presidente de Estados Unidos es que, a partir del 10 de junio, todos los productos de origen mexicano que importe Estados Unidos deberán pagar aranceles de 5%, cifra que se incrementará hasta un 25% en caso de que México no detenga el flujo de inmigrantes indocumentados.
 
En respuesta, el Presidente López Obrador envió una carta a su homólogo estadounidense, en la que le asegura que no quiere la confrontación, pues México y Estados Unidos merecen que, ante cualquier conflicto en sus relaciones, se recurra al diálogo y a la negociación. Además, López Obrador le recuerda que los problemas sociales no se resuelven con impuestos o medidas coercitivas, por lo que le propone buscar alternativas de fondo al problema migratorio.
 
Además de la carta, el Gobierno mexicano mandó a su Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, a Washington, donde espera reunirse con funcionarios estadounidenses para conversar sobre la nueva amenaza comercial de Estados Unidos. Marcelo Ebrard adelantó que hay un 80% de posibilidades de negociar con Estados Unidos su intención de imponer aranceles del 5% a todos los productos mexicanos a partir del 10 de junio.
 
No obstante, fiel a la estrategia que ha seguido desde que asumió el cargo de Presidente de la República, López Obrador parece decidido a mantener una posición de prudencia y cautela ante las provocaciones de Donald Trump, quien luego de recibir la carta del mandatario mexicano escribió una serie de mensajes en sus redes sociales en los que acusa a México de aprovecharse de Estados Unidos durante décadas.
 
En estos mensajes, el mandatario norteamericano aseguró que “México debe recuperar su país de los cárteles y los narcotraficantes». Además, aseguró que el 90% de las drogas que entran a Estados Unidos lo hacen a través de México, por lo que los aranceles son tanto para detener el tráfico de drogas como de migrantes ilegales.
 
La posición de Donald Trump es clara: no hay nada que negociar mientras México no detenga el flujo migratorio y contenga el trasiego de drogas ilegales.
 
Para México, una buena noticia es que, ante la amenaza de guerra comercial, legisladores del Partido Republicano en Estados Unidos, preocupados por las repercusiones económicas que una situación así acarrearía, han abierto la posibilidad de bloquear la imposición de aranceles impulsada por Donald Trump.