Resultados de las elecciones en España

mayo 2, 2019

Asuntos Públicos

Compartir artículo
En medio de una crisis política que tocó su punto más alto con la destitución de Mariano Rajoy del conservador Partido Popular (PP) como presidente del Gobierno de España, el pasado domingo 28 de abril se celebraron elecciones generales en España para elegir a los 350 escaños que conforman el Parlamento.
 
Agudizada esta crisis por acusaciones de corrupción al seno de algunas de las instituciones más emblemáticas de la democracia española, una añeja crisis económica y el complejo proceso independentista en Cataluña, cerca de 37 millones de españoles fueron llamados a las urnas a celebrar elecciones anticipadas convocadas por Pedro Sánchez, del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), ungido presidente del gobierno tras la destitución de Mariano Rajoy.
 
Tras una jornada caracterizada por una alta participación (75.7%, casi diez puntos porcentuales más que la registrada en las elecciones generales de 2016), el PSOE se alzó con una clara victoria al alcanzar 7.4 millones de votos (28.6%), lo que le permitirá ocupar 123 de los 350 escaños que tiene el parlamento.
 
El PP, por otro lado, resultó el gran perdedor de la jornada electoral, ya que con 4.3 millones de votos (16.7%), ocupará tan sólo 66 escaños. Tras de ellos se ubicaron el centroderechista Ciudadanos (Cs), que con 4.1 millones de votos (15.86%) ocupará 57 escaños y la coalición izquierdista Unidas Podemos, cuyos 3.7 millones de votos (14.3%) le harán conformarse con 42 escaños.
 
Es una realidad que estos resultados reconfiguran el escenario político español. El PSOE tendrá capital político suficiente para plantear un proyecto a corto plazo, pero su victoria no le alcanzará para gobernar de manera aislada. Algunos de los temas más importantes deberán negociarlos con otras fuerzas políticas, pues para aprobar sus propuestas necesita de mayoría absoluta en el Congreso (176 escaños).
 
Con 71 escaños menos que en las elecciones de 2016, la histórica derrota del PP en estas elecciones es sin duda resultado de la destitución de Mariano Rajoy y de las acusaciones de corrupción al interior del partido.
 
Ciudadanos, por su parte, emerge como opción para el electorado conservador. Beneficiado sin duda de la debacle del PP, el partido liderado por Albert Rivera no ha tardado en autoproclamarse líder de la oposición en España, anunciando al mismo tiempo su decisión de rechazar cualquier tipo de negociación con el PSOE.
 
Podemos, otro de los perdedores al pasar de 71 escaños en 2016 a 42 en estas elecciones, ofreció conformar con Pedro Sánchez y el PSOE un gobierno progresista capaz de concretar los pactos que España necesita.
 
Mención aparte merece Vox, partido de extrema derecha que con más de 2.6 millones de votos logró conquistar 24 escaños, ubicándose de manera preocupante como la quinta fuerza política en España.
 
Le guste o no, a la luz de los resultados el PSOE tendrá que forjar alianzas con otras fuerzas políticas que le permitan conformar un gobierno con la capacidad de impulsar las medidas necesarias que posicionen a España como un país líder a nivel mundial.