Visita de Donald Trump a Inglaterra

junio 5, 2019

Asuntos Públicos

Compartir artículo
El lunes el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aterrizó en Londres para una visita de Estado a Inglaterra que durará tres días. Su visita incluye una cena en el Palacio de Buckingham organizada por la Reina, reuniones con empresarios, tanto de Estados Unidos como de Inglaterra, con la primera ministra, Theresa May, una cena en la Embajada estadounidense, y una ceremonia en conmemoración del famoso “Día D” de la Segunda Guerra Mundial.
 
Theresa May ha comentado que la visita del mandatario será positiva para afianzar la relación entre ambos países; sin embargo, no ha sido del todo aceptada por los ingleses. Donald Trump es una figura controversial, y algunas de sus políticas no han sido bien vistas por los europeos en general, como el salirse del Acuerdo de París, la orden ejecutiva que restringe la entrada de extranjeros de ciertos países a Estados Unidos, el muro que quiere construir en la frontera con México, e incluso sus diversos comentarios en contra de sus adversarios políticos y la prensa.
 
No hay escasez de detractores de Trump en Gran Bretaña: una petición en línea que se opone a su visita de Estado recibió 1,863,708 firmas; John Bercow, el orador de la Cámara de los Comunes, no le permitirá dirigirse al Parlamento; y una encuesta reciente de YouGov encontró que el 67% de los encuestados tenía una opinión negativa de él, en comparación con el 21% que reportó la aprobación.
 
Lo anterior ha ocasionado que se organicen manifestaciones en su contra, como las hubo en su visita el año pasado. Una “demostración nacional” se llevó a cabo el día de hoy en Londres, mientras que otras también se organizaron en otras ciudades. Entre los que atendieron la demostración está el líder del Partido Laboral, Jeremy Corbyn, quien también se negó a asistir al banquete estatal de Trump, acusando al Presidente de usar «retórica racista y misógina».
 
Por otro lado, este será el último evento en el que participará Theresa May, ya que, como anunció hace unos días, dejará su cargo tras no haber podido consolidar un acuerdo con la Unión Europea para la salida de Inglaterra de esta. El viernes se llevará a cabo una votación en el parlamento para destituirla, y el lunes comienza el proceso para elegir a un nuevo líder del partido y un nuevo primer ministro. Donald Trump, quien se ha manifestado a favor de Brexit, aprovechará esta visita también para empujar sus intereses en este tema, y se ha pronunciado a favor de candidatos conservadores pro-Brexit.
 
Una Unión Europea debilitada y un Reino Unido más independiente que ha abandonado la idea del progreso multilateral, se alinean a la visión de Trump de Estados que persiguen sus propios intereses. Esto ha abierto paso a que Trump busque también en su visita un acuerdo bilateral de libre comercio con Inglaterra, e incluso invitó a Theresa May a quedarse en el poder para ver terminado este acuerdo.
 
Con un nuevo panorama político en la Unión Europea, esta visita de Estado podría marcar el futuro de la relación bilateral entre Estados Unidos e Inglaterra y con el resto de la región después de que ésta salga de la Unión Europea.