XXVI Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado en Guatemala

noviembre 21, 2018

Asuntos Públicos

Compartir artículo
Con el propósito de analizar los avances de la Agenda 2030 sobre Desarrollo Sostenible de la región, ocho presidentes de Estado arribaron a Guatemala para participar en la XXVI edición de la Cumbre Iberoamericana.

Los temas marcaron la Cumbre iberoamericana fueron las crisis migratorias de Venezuela,  la caravana de migrantes centroamericanos hacia EE.UU. y las tensiones regionales por la situación en el país petrolero. Por lo anterior, los presidentes de Guatemala y Honduras, Jimmy Morales y Juan Orlando Hernández, respectivamente, aprovecharon el foro de la XXVI Cumbre Iberoamericana para llamar la atención sobre la nueva dinámica migratoria en Centroamérica, materializada en las caravanas que marchan hacia Estados Unidos, y pedir ayuda para dar una respuesta «humana» a la crisis migratoria actual.

A pesar de tocar asuntos tan complicados, la reunión iberoamericana se desarrolló en un ambiente de conciliación, evadiendo otros asuntos difíciles como el de la corrupción que aqueja a la región latinoamericana o el viraje a la derecha que ha dado en los últimos meses la política latinoamericana, incluyendo la victoria en las urnas del ultraconservador Jair Bolsonaro en Brasil.

En medio del paso de miles de migrantes centroamericanos por México rumbo a Estados Unidos, el presidente Enrique Peña Nieto asistió a la Cumbre para participar –por última vez en su calidad de Jefe de Estado- en la Cumbre. Durante este encuentro, Peña Nieto sostuvo varias reuniones bilaterales con los  mandatarios asistentes como el presidente de Guatemala, Jimmy Morales; de Honduras, Juan Orlando Paredes; asimismo, acompañado por el canciller Luis Videgaray y por el secretario de Economía, asistió a una comida de trabajo que ofrecen Felipe VI, rey de España, y Pedro Sánchez, presidente del gobierno español.

Durante toda la semana se realizaron reuniones, como el Encuentro de Empresarios que se desarrolló el 14 y 15 de noviembre. La cumbre cerró el pasado viernes 16 con una reunión de altos personajes políticos. Los presidentes, jefes de Estado y representantes de los 21 países asistentes a la Cumbre Iberoamericana, firmaron la Declaración de Guatemala, un compromiso iberoamericano por el desarrollo sostenible. Dicha declaración se acompaña de 20 acuerdos especiales en temas prioritarios para Iberoamérica, como la migración, educación, inclusión, igualdad de género y lucha contra la corrupción, entre otros.

La secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, calificó la cumbre como la más exitosa en la última década de las cubres de este tipo, gracias a dos situaciones: la asistencia de los países miembros y el contenido de la discusión.