El Tren de Alta Velocidad México-Querétaro

noviembre 13, 2014

Abigail Martínez Tovar

Compartir artículo
  • En días recientes, uno de los proyectos de infraestructura de mayor importancia del sexenio del Presidente Enrique Peña Nieto, el Tren de Alta Velocidad México – Querétaro, se ha posicionado en el centro de la agenda pública. Ante la reciente revocación de su licitación por órdenes del Presidente Peña Nieto, han surgido diversas interpretaciones sobre los motivos y las implicaciones de la decisión.
  • Al inicio de su administración, Peña Nieto anunció la construcción de varios trenes como parte de sus compromisos de gobierno. El único de alta velocidad y el primero de su tipo en México, es el proyecto del Tren México – Querétaro.
  • En enero de 2014, se formó un consorcio entre China Railway Construction Company y las empresas mexicanas Constructora y Edificadora GIA+A (propiedad de Gerard Rivero, cuñado del expresidente Carlos Salinas de Gortari), CSR Corporation Limited, Constructora Teya, GHP Infraestructura Mexicana, y Promotora y Desarrolladora Mexicana (Prodemex). Posteriormente, en agosto de este año, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) publicó las bases de la licitación estableciendo el mes de octubre como fecha límite de recepción de las propuestas técnicas y económicas.
  • Varias de las empresas interesadas solicitaron a la SCT la ampliación del plazo para la recepción de las propuestas, a lo cual la Secretaría se negó. El 3 de noviembre pasado, la SCT emitió el fallo y declaró ganador al único participante, el consorcio encabezado por China Railway Construction Company.
  • Tres días después, el 6 de noviembre, el Presidente Enrique Peña Nieto anunció la revocación de la concesión para el tren de alta velocidad y ordenó reponer el proceso de licitación. De acuerdo con el Secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, la decisión del Ejecutivo se tomó con el fin de otorgar legitimidad y transparencia al proceso ante los diversos cuestionamientos expresados por legisladores, expertos y la opinión pública.
  • Entre los principales señalamientos de quienes denunciaron falta de transparencia están: la declinación de varias empresas participantes ante la premura de los plazos para la presentación de las propuestas, el aumento del costo en comparación con el proyecto original y los supuestos vínculos de directivos del consorcio ganador con el Gobierno de la República.
  • El Secretario anunció que la nueva licitación será dada a conocer antes de que concluya noviembre, para que el tren comience a funcionar este sexenio. Con la restitución del proceso, señaló, se espera que participen más concursantes, los cuales contarán con un plazo mayor para la elaboración y presentación de los proyectos. China Railway Construction Corporation, ganador de la licitación anterior, podrá participar en el concurso de licitación que iniciará próximamente.
  • Este martes, en el contexto de la visita del Presidente Peña Nieto a Asia, el Primer Ministro chino lamentó la decisión. En tanto que Pablo Suárez, Director de Transporte Ferroviario y Multimodal de la SCT, explicó que el gobierno mexicano deberá indemnizar al consorcio chino-mexicano por la revocación del fallo. Precisó que el monto de resarcimiento representaría menos del 1% de la propuesta económica que presentaron y se llevaría con base en lo establecido en la Ley de Obras Públicas y Servicios Relacionados con las Mismas (LOPSRM).
  • Alrededor de la revocación del fallo, han surgido varias lecturas y dudas:
    • La decisión del Ejecutivo fue bien recibida por legisladores del PRD y el PAN, así como por gremios empresariales como CANACINTRA y CONCAMIN. Señalaron que la medida permitirá la participación de más competidores, lo que conduciría a la elección del proyecto que ofrezca mejores condiciones económicas, técnicas y que cumpla mejor con los requisitos establecidos.
    • Existen quienes consideran que la revocación de la licitación representa un acto que confirma el compromiso del Gobierno Federal para combatir a la corrupción ante las acusaciones de supuestos vínculos entre los ganadores y Enrique Peña Nieto.
    • Hay quienes consideran que una decisión de este tipo podría frenar aún más el ejercicio del gasto público, con implicaciones para el desempeño de la economía nacional.
    • Algunos han señalado el impacto que la decisión podría tener en la relación económica México-China, recientemente relanzada por el gobierno de Peña Nieto.