Miguel Ángel RIquelme Solís toma protesta como gobernador de Coahuila

diciembre 6, 2017

Asuntos Públicos

Compartir artículo

El pasado viernes 1° de diciembre rindió protesta Miguel Ángel Riquelme Solís como gobernador constitucional de Coahuila, en sesión solemne del pleno del Poder Legislativo del Estado. Lo anterior, luego de obtener el triunfo en las elecciones del 4 de junio con una diferencia de 2.5 puntos porcentuales. A la sesión solemne acudió Alfonso Navarrete Prida, secretario de Trabajo y Previsión Social, en representación del presidente, Enrique Peña Nieto; gobernadores, diputados y senadores del PRI; representantes de la iniciativa privada y de organizaciones civiles; los alcaldes de los 38 municipios del Estado, así como otras figuras relevantes del priismo nacional como Manlio Fabio Beltrones, ex dirigente nacional del partido, y Emilio Gamboa Patrón, coordinador del PRI en el Senado.

La toma de protesta del hoy gobernador de Coahuila es relevante debido a que su triunfo fue impugnado por otras fuerzas políticas que participaron en la contienda electoral; sin embargo, a pesar de todos los cuestionamientos e instrumentos legales interpuestos ante las autoridades electorales a nivel local y federal, el Instituto Electoral de Coahuila (IEC), tras cinco meses de evaluación le otorgó la constancia de mayoría, con el aval del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), el cual determinó que en todos los casos las irregularidades señaladas no quedaban acreditadas a partir de las pruebas aportadas por los actores inconformes.

Los magistrados del TEPJF desecharon 15 impugnaciones interpuestas por los partidos Acción Nacional (PAN), del Trabajo (PT) y Morena. Entre las irregularidades, la oposición señaló la presunta intervención del gobierno estatal el día de la elección, compra de votos a través de la entrega de tarjetas, el robo de urnas y el supuesto rebase del tope de campaña establecido por el Instituto Nacional Electoral (INE).

Riquelme Solís, en su mensaje como nuevo gobernador de Coahuila, señaló que la confrontación y la contienda política han quedado atrás y que ahora es tiempo de renovar la confianza de la ciudadanía. Del mismo modo comentó que algunas de las prioridades para su administración son fortalecer la seguridad pública, la austeridad en su gestión, disminuir el gasto corriente, dar mayor certeza económica a las familias así como mayor apoyo social, principalmente en el rubro de salud.

A pesar del ánimo conciliador del nuevo gobernador, por el momento los partidos de oposición no proyectan una gran disposición por dejar atrás los conflictos generados por las irregularidades del proceso electoral. Por ejemplo, durante la ceremonia, Sandra Contreras, representante del candidato independiente Lucho Salinas, desconoció los resultados, mientras que la bancada panista decidió mostrar su inconformidad y rechazo al no asistir a la ceremonia.

De acuerdo con especialistas, el proceso electoral de Coahuila es un referente importante para los comicios electorales del 2018, pues al igual que en el estado del norte, se vislumbran competencias cerradas en las elecciones del próximo año. Ante un escenario político altamente fragmentado, se vislumbra que un número importante de las elecciones en 2018 podrían terminar siendo resueltas por los tribunales electorales.