Reducir la Informalidad, una prioridad del Gobierno Federal

mayo 31, 2016

Asuntos Públicos

Compartir artículo

Con el objetivo de formalizar el estatus laboral 400 mil trabajadores en pequeñas y medianas empresas y reducir la informalidad laboral este año, el presidente Enrique Peña Nieto firmó los Convenios para la Ejecución de Acciones en Materia de Formalización del Empleo, los cuales fueron suscritos por los Gobernadores de las 32 entidades federativas, el Secretario del Trabajo y el Director General del IMSS.

El objetivo de los Convenios es reducir, por lo menos, en un punto porcentual la Tasa de Informalidad Laboral a nivel nacional, este año y los subsecuentes. Esto conducirá a que más trabajadores encuentren en su empleo una vía para asegurar condiciones de mayor bienestar y tranquilidad para sus familias. Los trabajadores formales cuentan con acceso a servicios de salud; seguros de vida o por incapacidad; financiamiento para la vivienda y el consumo; uso de guarderías para sus hijos; y seguros de retiro y cesantía en edad avanzada. Se estima que estas prestaciones elevan la remuneración económica del trabajador, llegando a representar hasta 24% de sus ingresos y, sobre todo, significan una mejora importante en su calidad de vida, especialmente cuando alcanzan la tercera edad. El fomento de la formalidad laboral también permite reducir la pobreza y la desigualdad mediante el acceso a prestaciones de seguridad social que brinda el Estado.

Estudios de la OCDE y la OIT han demostrado que la formalidad eleva la productividad, la economía y favorece el bienestar de los trabajadores y de sus familias. En promedio, las empresas formales tienen una productividad 2.3 veces superior a la de la economía informal; en contraste, la economía informal está asociada con la incertidumbre laboral y con permanentes obstáculos para el desarrollo productivo.

De acuerdo con datos del INEGI, del primer trimestre de 2013 al mismo periodo de 2016, la tasa de informalidad se redujo de 58.9% a 57.6%, esto significa que en lo que va de la presente administración, la informalidad sólo se ha reducido en 1.3 puntos porcentuales. De hecho, la tasa de informalidad registrada en el primer trimestre de este año (57.6%) es la más baja, al menos desde 2005. Sin embargo, sigue siendo una tasa muy elevada. Si bien hay entidades del país en donde más de 70% de los trabajadores son formales, hay otras entidades en donde sólo 20 o 30% son formales, de ahí la importancia de reducir la informalidad a nivel nacional.

Con base en datos del IMSS, durante los primeros 41 meses de esta administración se han generado un millón 940 mil nuevos empleos formales; este es el mayor incremento de trabajadores afiliados al IMSS para un periodo similar de cualquier otra administración. Por otro lado, a nivel estatal, en los últimos tres años, la Tasa de Informalidad Laboral se redujo en 22 de las 32 entidades federativas. Para mantener la tendencia de estos resultados, el Presidente Peña ha reconocido que se deben redoblar esfuerzos y por ello anunció cuatro vertientes para reducir la informalidad.

La primera de ellas es el impulso de las zonas económicas especiales, que se localizarán en los estados con mayor índice de informalidad y donde ese indicador ha crecido en los últimos años. El segundo, será la atención al Programa de Reactivación Económica y Desarrollo Productivo Campeche- Tabasco, para hacer frente a las afectaciones por la baja en los precios del petróleo y a la reducción de empleos formales. La tercera se refiere al diseño de nuevos esquemas para la formalización de los jornaleros agrícolas; y la última, son los convenios firmados.